Con un ligero retraso, aquí de nuevo

De momento aclaro que de la anterior entrada a ésta ha transcurrido más de una semana y más de dos también por distintos hechos que han impedido la dedicación necesaria.

Por un lado está la falta de tiempo necesaria, pues el ritmo de trabajo ha sido en este último periodo bastante más acelerado que anteriormente. A momentos me he sentido exhausto y falto de tiempo, no lo negaré; pero en estos momentos, en medio de una semana más relajada, en la que me puedo dedicar a solucionar tareas atrasadas y primordiales, encuentro el tiempo para escribir de nuevo.

Las semanas que quedan son ya pocas, podemos decir que con prácticamente todos los grupos tenemos tanto los personajes como los escenarios y se ha dado por terminada la primera de las fases: la plástica.

La segunda de las fases, la de digitalización y adaptación al software del material plástico, está funcionando a todo gas y dando unos resultados magníficos..

Realizamos un trabajo previo para que los dibujos pudiesen ser gestionados y adaptados de la forma más efectiva y rápida. Aún así, el tiempo necesario adaptar los dibujos de forma viable, y disponer la relación de personajes dentro del software de acuerdo a sus historias y escenas, requiere su tiempo y es ahora cuando puedo dárselo enteramente.

La segunda de las fases está también cercana a terminarse, y eso hacía que la tercera de las fases, la interpretativa se presentase en el horizonte. Lo hacía planteando ciertas dudas, debido a la falta de semanas hábiles, de tiempo útil con los niños para desarrollarla.

Pues bien, he decidido minimizar esta fase por el hecho de no disponer ni del tiempo ni de los espacios adecuados en los distintos equipamientos, y plantear entonces el evento final como una socialización de lo acontecido durante el tiempo del taller. He pensado que, antes de ensayar una obra de teatro para ellos mismos, sería más interesante y agradecido que pudieran invitar a a personas cercanas, y experimentar con ellos la instalación con el trabajo de creación de personajes y fondos. Que puedan disfrutar con gente de fuera del taller y que juntos puedan jugar con la animación virtual.

Que la experiencia se extienda a quienes más quieran o simplemente, a quienes ellos deseen.

De momento aprovecho para mostrar algunas de las composiciones obtenidas hasta el momento juntando personajes (ya móviles) y fondos. Además colgaré alguna historia:

Nadie piensa en los demás zombies en el laberinto del tiempo, y los zombies buscan desesperadamente cerebros. los zombies en su búsqueda viajaron en el túnel del tiempo y vieron a su rey zombie convertido en angel, los zombies dudaron de su rey, y decidieron volver a su época, cuando estaban alli, le preguntaron a su lider acerca de lo que habían visto, y el rey zombie extrañado les pregunto que de donde habían sacado esa idea, ellos le dijeron que habían viajado en el laberinto del tiempo, el rey les dijo que porque habían hecho eso, sí ellos tenían prohibido entrar ahí, ellos le explicaron al rey que sentían curiosidad, y al ver que él no los entendían comenzaron a decir que querían desterrar al rey, y entre ellos comenzaron a discutir quién podria ser el rey, en ese momento el rey zombie renuncio  y le pidió a dios que lo dejara ser angel.


Había una vez un duende y un rey. Ellos se fueron de viaje volando en un pelo de un gigante, todos tenían mucha hambre y caminando encontraron un basurero y se preguntaron- ¿Acá tendrán comida? observaron detenidamente y al ver que si habia comida, se sentaron y comieron felices, después como estaban tan llenos se fueron para la casa del gigante y se quedaron dormidos… y al despertar se dieron cuenta que todo había sido un sueño.

 

Historia: La playa y el robo

Acción:

El jipi y la rocola van caminando por la calle. El jipi se queja del calor y la rocola empieza a cantar “vamos a la playa” y entonces le convence.

Llegan a la playa y piensan meterse en el mar y la rocola le dice: Camina, camina, que yo ya voy.

El jipi se quita la topa y va rápido al agua, se quema los pies.

Mientras el jipi se dirige al agua la rocola piensa en voz alta cantando:

-Mi plan está saliendo genial, se cree que soy su amigo. Llegó el momento de culminar mi plan maligno. Necesito su ropa para practicar vudú en él y además me quedaré su magnífica y carísima ropa.

Coge la ropa y se va corriendo.

El jipi está en el mar y se da cuenta de que la ropa ya no está.

-Roco, Roco! Donde estás?

Y sale del mar y no le ve ni ve su ropa.